Pocos saben que la representación de la pasión de Cristo en Iztapalapa inició en 1843, diez años después de la epidemia de cólera que en 1833 mató a la mitad de los habitantes del pueblo, como agradecimiento de los sobrevivientes. 

Conti González Báez (Syntaxis Informativa).- La pandemia de COVID-19 le recordó a los habitantes de la actual Alcaldía Iztapalapa su historia y sentido original. Este 2020 la representación ha sido con pocos actores, transmisión vía internet y la cobertura de varios medios de comunicación.

Como la segunda en importancia en la CDMX, tras 106 años, la representación de la pasión de Cristo y la tradicional feria de laAlcaldía Cuajimalpa también fueron canceladas. La procesión del silencio en San Luis Potosí, SLP, así como muchas otras en nuestro país y el mundo son tradiciones que extrañaremos estos días, pero primero están nuestra salud, la de nuestros seres queridos y la de todos los demás. Hay que cuidarnos, quedándonos en casa.

‘La última cena’, de Leonardo Da Vinci. Milán, Italia.

La Pascua

La palabra Pascua deriva del hebreo phase y significa tránsito o paso. Pesaj es la fiesta que recuerda la liberación del pueblo hebreo, tras 200 años de esclavitud en Egipto; este año inició al atardecer del pasado miércoles 8 de abril. Jesús la celebró todos los años durante su vida y en Pesaj fue la última cena.

Como la judía, la Pascua cristiana también tiene fecha variable. Desde el Concilio de Nicea, en el año 325, se decidió celebrarla el domingo después de la primera Luna llena que siguiera al equinoccio de primavera. Puede caer entre el 21 de marzo y el 25 de abril. El equinoccio primaveral de 2020 ocurrió el jueves 19 de marzo y la primera Luna llena después de esa fecha fue el martes 7 de abril.

La Resurrección

Por lo tanto, la Pascua de Resurrección será el domingo 12 de abril. Para calcular la fecha con anticipación, se utiliza la astronomía.

Las festividades pascuales coinciden con la época en la que, tras el letargo invernal, en la naturaleza explotan los colores, formas, perfumes y belleza de la primavera.

La Pascua Florida une en perfecta armonía las celebraciones religiosas y la experiencia natural, incorporando las fiestas con que pastores y agricultores saludaban el renacimiento de la vida, cuando llegan las crías y brotan las flores.

El Huevo de Pascua

Huevos de Pascua, Polonia. Foto Mariusz Cieszewski

De todos los símbolos pascuales, el huevo es el más identificable, sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. Durante siglos, los huevos han sido asociados con la primavera y luego con la Pascua.

Algunos europeos creían que los huevos puestos el Viernes Santo debían cocerse el Domingo de Pascua, para obtener mayor fertilidad en las cosechas y protegerse de la muerte repentina. Durante la Edad Media, se acostumbraba regalar huevos a los sirvientes; en Alemania, a los niños.

Poco a poco, los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos de gallina o pato durante la Semana Santa. Los pintaban con colores luminosos, representando la luz primaveral.

A principios del siglo XIX, en Alemania, Italia y Francia aparecieron los primeros huevos de chocolate, con pequeños regalos en su interior. Decorarlos fue todo un desafío para los reposteros; se hacían con moldes y eran decorados a mano, lo que dificultaba su elaboración. Su producción masiva inició en los años 20 del siglo pasado.

El Conejo de Pascua

El Conejo de Pascua tiene su origen en celebraciones anglosajonas precristianas. Muy fértil, el animal se convirtió en el representante de la antigua diosa de la primavera Ostara, a quien se le dedicaba el mes de abril. Como símbolo pascual, apareció en Alemania durante el siglo XVI. Fue introducido en Estados Unidos por los inmigrantes alemanes que llegaron a Pennsylvania en el siglo XVIII.

En muchos países, los niños buscan huevos de chocolate, supuestamente dejados por el conejo. La idea es absurda, pero exitosa. Hoy, esta diversión infantil está amenazada por la pandemia de COVID-1.

En un video muy original y exitoso en redes sociales, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, explicó a los niños que tanto el Hada de los dientes (equivalente al Ratón de los dientes en nuestros países) como el Conejo de Pascua son valiosos colaboradores en esta crisis mundial de salud; por lo mismo, quizá no puedan llegar a todos los hogares a tiempo.

Aunque la Pascua puede ser un día divertido para los niños, para los adultos tiene un significado más profundo. Hoy, la humanidad necesita que renazca la esperanza.

Los templos de todas las denominaciones están cerrados, pero hay muchas opciones para seguir las celebraciones de Pascua por radio, televisión o internet. Quédate en casa; la radio y la televisión te acompañan.

¡Felices Pascuas!

(STX/CGB/Ciudad de México,10 de abril de 2020)