La sal de hoja de aguacate y sal de flor de Jamaica artesanales, son la fusión perfecta de nuestra cocina regional y el terruño único de nuestro destilado.

México tiene una larga historia de beber destilados de agave con sales caseras y frutas de temporada para realzar ciertos sabores en el espirituoso. Esta costumbre se debe a la profunda conexión de los mexicanos con la comida y la celebración.

El maridaje perfecto de Montelobos® es un verdadero homenaje a la combinación tradicional de rodajas de naranja y sal de chile, la fusión perfecta de nuestra cocina regional y el terruño único de nuestro destilado.

¿Qué son las sales artesanales y para qué sirven?

Las Sales Artesanales se basan fundamentalmente en el uso de especias, hierbas y semillas previamente secadas bajo sombra, las que luego se someten a un proceso de molienda para finalmente ser mezcladas.

Montelobos® ha elegido las combinaciones perfectas: Sal de Hoja de Aguacate y Sal de Flor de Jamaica, las cuales servidas junto con tomates verdes y jitomate logran acentuar las notas de nuestras 4 expresiones de mezcal, en especial la de Montelobos® Espadín.

Ambas sales son elaboradas a mano sobre metate por nuestra “Maestra Salera” Xóchitl Santos, en Tlacolula, Oaxaca, con técnicas ancestrales.

¿Por qué usar Sales Artesanales Montelobos?

Estas sales artesanales destacan 2 de los 4 sabores característicos de la categoría del mezcal artesanal: agave verde y humo.

Mezcal Montelobos® es obra de un visionario y un heredero del mezcal: Iván Saldaña Oyarzábal, doctor en botánica y especialista en agaves. Junto con Don Abel López Mateos en Oaxaca y Aarón Alva en Puebla, trabajaron en conjunto con dedicación hasta lograr un espirituoso inigualable que refleja oficio en cada detalle. Mezcal Montelobos® toma su nombre como tributo al majestuoso Cerro Montelobos®, frontera que separa la región Zapoteca de la Mixe.