Conti González Báez (Syntaxis Informativa).–

El pasado 16 de marzo, el Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM), en un comunicado respecto a las últimas medidas sanitarias de prevención y tratamiento para proteger la salud de la ciudadanía del inminente contagio del COVID-19, mientras dure la emergencia indicada por el gobierno federal y alertas internacionales, recomendó suspender:

1. Los encuentros para grupos numerosos, como retiros, asambleas, congresos, jornadas y catequesis.

2. Las celebraciones eucarísticas dominicales en templos parroquiales, santuarios y capellanías. Cada obispo, en su jurisdicción, podrá dispensar de la obligatoriedad de la misa dominical.

3. Facilitar, en la medida de lo posible, que las eucaristías sean transmitidas por las plataformas digitales y los medios de comunicación públicos y privados, de modo que los fieles puedan unirse espiritualmente a los misterios de la fe.

4. Durante los próximos días, con las medidas sanitarias, los templos parroquiales, si cuentan con laicos que puedan controlar la correcta disposición de fieles orantes, pueden permanecer abiertos para la oración personal y comunitaria.

La CEM invita a asumir estas medidas de emergencia nacional con serenidad, sabiduría y responsabilidad, como manifestaciones de amor, solidaridad y cuidado entre hermanos.

Dos días después, la Arquidiócesis Primada de México informó que, como medida preventiva ante la pandemia del COVID-19, a partir del 22 de marzo de 2020, las misas dominicales serán transmitidas por Grupo Televisa, en televisión abierta a todo el país.

La transmisión será a las 12:00 horas, desde la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, a cargo del experimentado productor Miguel Ángel Herros y su equipo, que desde hace años ha transmitido Las mañanitas a la virgen.

La señal también será transmitida por otros canales de televisión abierta, estaciones de radio, redes sociales y plataformas digitales.

Preocupado por la pandemia del coronavirus y el creciente número de contagios, el cardenal Carlos Aguiar Retes, trigésimo sexto sucesor de Fray Juan de Zumárraga y custodio de la imagen de la Virgen de Guadalupe del Tepeyac, anunció la dispensa a los fieles de asistir a la misa dominical, en tanto dure la emergencia sanitaria, poniendo como prioridad la salud de los fieles católicos y la población en general.

Este domingo, ¡quedémonos en casa!

(STX/CGB/Ciudad de México, marzo 21 de 2020/ Foto portada: AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO)