Syntaxis Informativa.- Finales del 2018 para México en temas del libre comercio fue de muy buenas noticias, tanto se había especulado con el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) y el Tratado de Integración Progresista de Asociación Trans Pacífico (TIPAT), que verlos cristalizados fue muy esperanzador para el futuro de las relaciones comerciales de México con sus vecinos del Norte y la aplicación de las posibilidades de nuevas relaciones comerciales con los países que integran el TIPAT.

México es uno de los países que más tratados de libre comercio tiene. Datos del Gobierno Federal indican que nuestro país cuenta con una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países (TLCs), 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Además, participa activamente en organismos y foros multilaterales y regionales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Mecanismo de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la ALADI.

Pero ¿de qué nos sirve tener tantos tratados y acuerdos comerciales?

El TIPAT, por ejemplo, amplía a 13 la red de acuerdos de nuestro país permite tener acceso preferencial a 49 países (51 una vez que Brunei y Malasia implementen el acuerdo). Crea las condiciones para permitir incrementar el comercio y las inversiones en ambas vías con nuevos socios en el Asia Pacífico, la región que muestra las tasas más dinámicas de crecimiento en el mundo. Lo que se traduce en apertura comercial y diversificación de mercancías.

Este acuerdo incluye reglas que buscan hacer el comercio internacional más inclusivo, para que éste sea una herramienta que beneficie de manera más evidente a la población. En ese sentido, el TIPAT incluye disposiciones relativas a cooperación, PYMEs y reglas anticorrupción.

Las cifras son realmente alentadoras si México clavara su mirada más allá del TMEC, asegura Yael Gutiérrez, Directora de Comercio Exterior en SGS México:

“Nuestro país seguirá bajo la reglamentación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ya que el seguirá vigente todo el 2019 y mediados del 2020 y desde su negociación y firma del TMEC hay mucho desconocimiento de cómo es que se implementará, debido a que las reglamentaciones uniformes (instructivo) aún no están publicadas”

En cifras

  • Para 2016, después de 22 años de estar en vigencia el TLCAN , el déficit comercial total de Estados Unidos se disparó a –US$504.793 millones, ya que sus exportaciones alcanzaron US$2.208.072.000.000 y sus importaciones un total de US$2.712.866.000.000 millones.
  • En cuanto a México, la cifra récord de exportaciones de Estados Unidos corresponde a US$271.629 millones, en el año 2014.
  • Pero, en el rubro de importaciones de Estados Unidos desde México, la cifra récord corresponde a 2015, con un total de US$326.214 millones.

Aunque la administración de Donald Trump ha enfatizado en que NAFTA, no favorece a los Estados Unidos, lo cierto es que el déficit comercial más elevado es con la República Popular China, país con el que su balance comercial se ha multiplicado de –US$67.440 millones a -US$309.272 millones en el periodo 1999-2016. Cinco veces más alto que con México.

Con 20 años de operación, TLCAN ha triplicado el valor del intercambio comercial entre Canadá, México y Estados Unidos al alcanzar el trillón de dólares durante el año pasado, según confirma la Secretaría de Relaciones Exteriores en México.

Sin embargo, los indicadores oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), indican que, desde el primero de enero de 1994 hasta noviembre de 2013, el saldo de la balanza comercial del país ha sido mayoritariamente negativo para la economía mexicana.

Entonces, si México tiene tanta diversidad comercial con tantos países ¿por qué la preocupación por tener el TMEC?

Yael Gutierrez, mencionó que recaudatoriamente el NAFTA ha sido el tratado que más recaudo le ha dado a México, en términos de verificaciones de origen, es decir, en términos de impuestos al comercio exterior. La gran mayoría de los productos importados a México son con preferencias arancelarias al amparo del Tratado de Libre Comercio.

Pocas veces las empresas saben si sus mercancías cumplen con las reglas específicas de origen para poder ingresar las mercancías con la preferencia arancelaria. Sin embargo, TIPAT es la puerta de entrada para mercancías coreanas que en su gran mayoría se debe a textiles, zapatos y bienes sensibles para México.

Las empresas deberían revisar la situación de sus bienes importados a México al amparo de TLCAN desde 2014 hasta la fecha, esto con el fin de tener su situación fiscal correcta y así entrar a la aplicación del TMEC de la mejor manera posible, es decir, borrón y cuenta nueva.

Y empezar a revisar el uso de TIPAT para poder tener mejores preferencias arancelarias y bienes importados, así como conocer los beneficios de la diversificación de los Tratados de Libre Comercio de los que México es firmante, así la relación comercial con nuestro vecino del Norte sería mucho más sana y equitativa en un mercado de igualdad para los demás países y oportunidades para nuestro país.

SGS es el líder mundial e innovador en inspección, verificación, prueba y servicios de certificación. Con 140 años de respaldo internacional, es reconocido como el punto de referencia en calidad e integridad. En México cuenta con más de 67 años de trabajo ininterrumpido en diversos sectores como industrial, minerales, petróleo, gas y productos químicos, servicios, productos de consumo, automotriz, entre otros. Todos los días mejoran su gama de servicios enfocados a brindar mayor seguridad cubriendo las necesidades del mercad. SGS está en cualquier parte del mundo en sus más de 2,400 oficinas y laboratorios, desde donde laboran 95 mil profesionales.

(STX/Redacción/febrero 7, 2019).