Syntaxis Informativa.- Con una inversión de más de un millón de dólares, la firma SGS, comandada en México por Hermann Saenger, puso en marcha la ampliación del laboratorio de productos de consumo. Se trata de pruebas para verificar la presencia de sustancias tóxicas, partes pequeñas que pueden ser tragadas y la flamabilidad, entre otras.

“Todo lo que se tiene en una casa o todo lo que se puede encontrar en un supermercado, son productos inspeccionados en el laboratorio de SGS: ropa, cosméticos, platos, juguetes, productos de limpieza, carreolas”, detalló.

La ampliación del laboratorio requirió el trabajo de muchos meses, así como invertir en capacitación, equipos de alta tecnología, infraestructura, personal y acreditación, que en global representa una suma de poco más de 1 millón de dólares.

“Se dice fácil, pero en estos tiempos estar pensando y teniendo este compromiso con México y nuestros clientes, es algo relevante”. Sobre todo se trata de una inversión peleada “frente a otros países y otros mercados que también están en franco crecimiento, pero tocó demostrar que México tiene una base sólida, en crecimiento y apegada a las normas internacionales”, subrayó Hermann Saenger.

A nivel mundial, explicó, hay 90 laboratorios de SGS en 41 países, con la ampliación del laboratorio, México se vuelve un centro estratégico por la densidad de población, que es la segunda más grande de América Latina; por la cercanía con Estados Unidos de Norteamérica, considerado el mercado más importante del mundo, y por la ubicación geográfica regional, que permite dar servicio a los países del área.

Todo ello, dijo, ofrece flexibilidad y soporte para ofrecer los servicios a esos mercados. Además, el laboratorio de SGS, ubicado en el Estado de México, cuenta con el mayor número de normas mexicanas para pruebas textiles acreditables.

“Lo que no es menor cosas, ya tenemos muchos y queremos seguir contando con este liderazgo pero no nada más de palabra, sino trabajando e invirtiendo, trayendo más gente y tecnología para salir a ofrecer estos servicios”, enfatizó Hermann Saenger.

Productos bajo la lupa

 

El laboratorio de Consumer & Retail (Productos de consumo) de SGS México, ofrece actualmente pruebas físicas a material textil, estudios comparativos y testificaciones.

Las pruebas físicas engloban análisis a las características de los tejidos, como el peso, grosor del hilo, fuerza para romper la tela o las costuras, propiedad de retención de los colores para no manchar otras telas o conservar la misma tonalidad bajo condiciones de uso normal, revisar propiedades de inflamabilidad, contenido de fibra, así como contenido de sustancias tóxicas.

También se llevan a cabo pruebas la determinación de partes pequeñas en artículos para niños, por la importancia de que se desprenda algunas de éstas y puedan ser tragadas; pruebas químicas para determinar sustancias tóxicas en productos de consumo; sustancias como plomo y ftalatos en juguetes y útiles escolares.

Son pruebas donde el factor determinante es la seguridad y la vida de las personas. Se llevan a cabo otras pruebas enfocadas a la calidad de los productos, donde es decisión del consumidor volver a adquirirlas o no.

Los más solicitados

A la fecha los estudios comparativos más solicitados son a útiles escolares, cosméticos, colchones, ropa de niños, butacas de cine…

En números

  1. El laboratorio de SGS aplica 120 tipos de pruebas con la finalidad de ofrecer la mejor calidad al usuario final, cumpliendo con los estándares más altos para su exportación y consumo.
  2. A nivel mundial SGS cuenta 14 unidades de negocio, con 90 mil empleados, de los cuales 550 laboran en México.
  3. Los servicios que brinda son amplios, destacando inspección, pruebas, verificación, entrenamiento y certificación.
  4. La firma tiene presencia en México desde hace 65 años.
  5. A la fecha SGS cuenta con 120 clientes en pruebas físicas, la mayoría son licitantes del gobierno y el resto empresas mexicanas exportadoras.

“Las pruebas a productos de consumo son cada vez se han sofisticado más, entre otras cosas –explicó Hermann Saenger–, porque el consumidor ha sido más demandante y también porque la calidad que ha ido rigiendo en los productos y el mercado, lo va guiando. Nosotros vamos leyendo estas necesidades y vamos implantándolas para poder dar estos servicios”. (SYX/agosto 16, 2017)