Los organismos científicos y reguladores de todo el mundo han concluido de manera repetida y consistente que los cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología son tan seguros, si no más seguros, que los derivados de cualquier otro método de producción.

Nunca ha habido un solo caso confirmado de un efecto negativo derivado de su consumo sobre la salud de seres humanos o animales. Se ha mostrado en repetidas ocasiones que son menos perjudiciales para el medio ambiente y una gran ayuda para la biodiversidad global.

Conti González Báez* (Syntaxis Informativa).- El 30 de junio de 2016, 110 ganadores del Premio Nobel publicaron una carta abierta para los líderes de Greenpeace, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los gobiernos de todo el mundo.

Su contenido no ha perdido actualidad. Es importante entender qué son los alimentos transgénicos, no dejarnos llevar por falsas creencias o noticias amarillistas y buscar la evidencia científica.

A continuación, el texto de la histórica carta:

El Programa de Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas ha señalado que será necesario que la producción mundial de alimentos, piensos y fibra se duplique aproximadamente para el 2050 si se quieren satisfacer las demandas de la creciente población mundial.

Organizaciones opuestas a la mejora vegetal moderna, con Greenpeace encabezándolas, han negado en repetidas ocasiones estos hechos y se oponen a las innovaciones biotecnológicas en la agricultura. Han tergiversado sus riesgos, beneficios e impactos y han apoyado la destrucción criminal de ensayos de campo aprobados y proyectos de investigación.

Instamos a Greenpeace y sus seguidores a volver a examinar las experiencias con cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología de los agricultores y consumidores en todo el mundo, reconocer las conclusiones de los organismos científicos competentes y los organismos reguladores, así como abandonar su campaña contra los Organismos Genéticamente Modificados en general y contra el arroz dorado en particular.

Los organismos científicos y reguladores de todo el mundo han concluido de manera repetida y consistente que los cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología son tan seguros, si no más seguros, que los derivados de cualquier otro método de producción. Nunca ha habido un solo caso confirmado de un efecto negativo derivado de su consumo sobre la salud de seres humanos o animales. Se ha mostrado en repetidas ocasiones que son menos perjudiciales para el medio ambiente y una gran ayuda para la biodiversidad global.

Greenpeace ha encabezado la oposición al arroz dorado, que tiene el potencial de reducir o eliminar gran parte de las muertes y de las enfermedades causadas por una deficiencia en vitamina A (DVA), con mayor impacto en las personas más pobres de África y el sureste de Asia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 250 millones de personas sufren de DVA, incluyendo el 40% de los niños menores de cinco años en países subdesarrollados. Las estadísticas de UNICEF muestran que entre uno y dos millones de muertes prevenibles ocurren cada año como resultado de la DVA, ya que esta afecta negativamente al sistema inmunológico, exponiendo a los menores a un gran riesgo. La DVA es la principal causa de ceguera infantil a nivel mundial y afecta a entre 250 000 y 500 000 niños cada año. La mitad mueren en los siguientes 12 meses tras perder su vista.

Llamamos a Greenpeace a que cese y desista en su campaña contra el arroz dorado específicamente, así como contra los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general.

Llamamos a los gobiernos del mundo a hacer todo lo posible para oponerse a las acciones de Greenpeace y acelerar el acceso de los agricultores a todas las herramientas de la biología moderna, especialmente a las semillas mejoradas a través de la biotecnología. La oposición basada en la emoción y el dogma, en contradicción con los datos, debe ser detenida.

¿Cuántas personas pobres en el mundo deben morir antes de considerar esto un “crimen contra la humanidad”?

Atentamente,

La firman 110 ganadores del Premio Nobel, incluyendo al mexicano Mario J. Molina, ganador del Premio Nobel de Química 1995. Desde entonces, ya son 138 ganadores los que la han firmado, aunque algunos fallecieron después de firmarla.

En estos enlaces están tanto la carta, en varios idiomas, como la lista de los firmantes:

http://supportprecisionagriculture.org/nobel-laureate-gmo-letter_rjr.html

http://supportprecisionagriculture.org/view-signatures_rjr.html

Por un México mejor: ¡Digamos no a la ignorancia!

*Divulgadora científica, guionista de Las Redes del Tiempo, Premio nacional de periodismo José Pagés Llergo 2003 a Programa Cultural. Se transmite los sábados de 15:00 a 16:00 horas por Radio Red 92.1 FM en la Ciudad de México, 700 AM en Guadalajara, 1540 AM en Monterrey y redfm921.com vía internet. https://www.facebook.com/Redesdeltiempo/

(STX/CGB/Ciudad de México, octubre 12 de 2018)