«Durante muchas décadas, para muchos españoles, muchas españolas, la libertad fue una librería; la encontraron envuelta en papel de estraza, debajo de los mostradores de tiendas en los que se hablaban susurros”, dice Almudena Grandes

La escritora española Almudena Grandes (1960) resaltó la importancia que tienen las librerías en su país, pues “durante muchas décadas, para muchos españoles, muchas españolas, la libertad fue una librería”.

A través de un video difundido en redes sociales, expuso que en esos tiempos “los libros prohibidos representaron islas desiertas, espacios de soberanía absoluta, oasis de libertad individual en un país sofocado por una dictadura”.

Existen “pocos gestos tan valiosos, tan orgullosamente desafiantes, tan llenos de conciencia como la mano que empuja la puerta de una librería”, pues en los tiempos actuales, cuando reina la tecnología, es más fácil enfocarse en otras cosas, dijo la escritora.

Aseveró que las personas entran a un local «para pasar un buen rato paseando entre las mesas, tocando libros, mirando las portadas, hojeándolos, oliéndolos, decidiendo con cuidado, en suma, con el cuidado que se pone en las cosas importantes, qué libro van a comprar, qué libro van a leer”.

Grandes recalcó que actualmente reflexionar en la construcción de un discurso sólido y memorable “parece menos importante que obtener un éxito instantáneo con un mensaje con muchos likes, que seduzca durante un segundo a muchas personas que al día siguiente no lo recordarán”.

Finalmente, la autora sostuvo en el material audiovisual, que forma parte de una campaña del Instituto Cervantes por el Día Mundial del Libro, a celebrarse el 23 de abril, que “leer es un acto de resistencia; la resistencia siempre es el camino hacia la libertad y la libertad es una librería”.

NTX/TVM/RML