• José Humberto Espejel Muciño inició su carrera en 1962. Después de tomar clases de electrónica, a los 20 años entró como ayudante de operador a la planta transmisora de XERPM-AM Radio 660 en el Lago de Texcoco.

  • Lo apodaban el MacGyver, porque resolvía cualquier dificultad técnica con ingenio y una navajita.

Conti González Báez (Syntaxis Informativa).- En 1982, recién egresada de Ciencias de la Comunicación, llegué a Radiópolis; me faltaba mucho por aprender como conocer bien la consola para dirigir con seguridad. Agradecí las lecciones de José Humberto Espejel Muciño, uno de los personajes más queridos de la radio en México.

Él inició su carrera en 1962. Después de tomar clases de electrónica, a los 20 años entró como ayudante de operador a la planta transmisora de XERPM-AM Radio 660 en el Lago de Texcoco, entonces lejos de la ciudad. Realizó prácticas en los estudios y cabinas de los Cinco Puntos de Oro: XEB-AM, XEDF-AM, XEN-AM, XEQ-AM y XERPM-AM, concesiones de Emilio Azcárraga Vidaurreta.

Alfonso Gutiérrez Silva, Emilio Azcárraga Milmo y Humberto Espejel Muciño

Cuando la familia Azcárraga vendió la emisora y se quedó con la Q, su director Rafael Cardona lo invitó a trabajar en las legendarias instalaciones de Ayuntamiento 52.

Con la XEW-AM y XEX-AM, Emilio Azcárraga Milmo formó Sistema Radiópolis; más tarde entraron en operación las estaciones de frecuencia modulada XEQ-FM, XEW-FM y XEX-FM. Inicialmente transmitían como “combo”, pero desde entonces era una tontería desperdiciar una frecuencia y se desarrollaron programaciones para las seis estaciones del grupo radiofónico.

Humberto Espejel fue operador de estudio en las tres estaciones de amplitud modulada, las más populares. Participó en la producción de radionovelas, programas de concurso y eventos especiales.

Con Jaime Almeida, la programación de la XEW cambió radicalmente en 1982. Quitó las radionovelas para presentar un formato hablado que sigue siendo imitado, pero jamás igualado.

Gracias a la confianza del gerente de producción Carlos González Cardoso, con quien congenió muy bien, llegaron nuevos retos, como el programa 52 Horas de Rock & Roll, conducido por Almeida. Fueron meses de trabajo, para grabarlas y editarlas en el Estudio 9.

José Humberto Espejel Muciño, Conti González Báez, Marisa De León Arriola y Manuel Durán Reyes

Hicimos controles remotos desde el Tropicana en la Plaza Garibaldi para la Tropi Q que dirigía Manuel Durán Reyes, el Palacio de Bellas Artes con motivo del Primer Reconocimiento a la Creatividad Publicitaria en Radio para la ARDF (hoy ARVM) y el Festival de Acapulco, dando servicio a estaciones internacionales en la cabina de Radiópolis.

Él se encerraba en un cuartito para practicar con las nuevas consolas y compartir lo aprendido con sus compañeros operadores, como su compadre Jesús Hurtado, el gran musicalizador Alfonso Gutiérrez Silva y Rafael Hernández Pérez, su alumno más destacado.

Tras la mudanza de Radiópolis a las nuevas instalaciones en Tlalpan 3000, compartió su experiencia con el productor y director del estudio Helado Corazón, Demian Cobo Felguérez:

Yo era un productor joven, ávido de aprender a crear audio; Humberto Espejel me enseñó literalmente a tijeretear las cintas para conseguir esa gran edición que siempre buscábamos y muchas cosas más referentes a acústica, micrófonos y la tecnología de entonces. Como operador de estudio de grabación o encargado de los controles remotos, siempre me recibía con una sonrisa. Cada sesión de grabación era una de aprendizaje para mí, a través de sus anécdotas de radio o una buena plática, mientras hacíamos pedazos esas cintas“.

Para Marisa De León Arriola, editora de Milenio Radio y conductora de Top Radio Madrid 972:

“Trabajar con Humberto Espejel Muciño siempre fue un placer. Su eterna sonrisa era refrescante en los momentos en los que había tensión y un refuerzo de complicidad y buena vibra cuando todo iba bien. Su experiencia hacía que su trabajo fuera siempre profesional y su calidez lo convirtió en el amigo que sigue siendo hasta ahora. Un gran elemento de la radio en México”.

En las transmisiones de las Copas Mundiales de Futbol México 70, Alemania 1974, Argentina 1978 y España 1982, Espejel manejó el sonido internacional y enlaces a varios países.

Lo apodaban el MacGyver, porque resolvía cualquier dificultad técnica con ingenio y una navajita, como rebotar la señal en el cerro Chiquihuite para un control remoto del programa El Mundo de la Mujer con Janett Arceo desde Ecatepec o sacar líneas telefónicas no quemadas tras la explosión en San Juanico, para que Rosaura Ruz y Javier Trejo pudieran transmitir la tragedia.

 

Janett Arceo, conductora de La Mujer Actual en Radio Fórmula y TeleFórmula, recuerda: “A Humberto Espejel lo conocí en XEW y trabajé con él muchos años. Lo considero un maestro en las artes de la radio y también en la pista, ¡porque baila bien! Le reconozco enormes cualidades. Gran amigo, siempre cercano. De esos que son para siempre”.

José Humberto Espejel Muciño se retiró en 2002, pero sus enseñanzas no pierden actualidad. Por ejemplo: “La radio debe hacerse con respeto, ya que entra hasta la recámara de los radioescuchas sin tocar la puerta”. (STX/CGB/Ciudad de México, mayo 1 de 2018)