«Muchas veces nos encerramos quejándonos y sintiéndonos fatal, cuando hay niños y niñas que van a trasplante y se la pasan aislados cuatro, seis u ocho semanas en un cuartito, sin poder salir ni al baño. Ellos están luchando por su vida, ¡por vivir! «

Conti González Báez (Syntaxis Informativa).– Esto nos comenta la maestra Laura Vidales Flores, presidenta y fundadora de Aquí Nadie Se Rinde I.A.P., cuya historia comenzó con su hijo, Andrés Pérez Vidales, que a los 8 años de edad enfrentó el reto de luchar contra la leucemia.

«En las unidades de trasplante solo puede entrar un familiar, ya sea la mamá o el papá, no los dos juntos. Los chavos están encerrados, pero no se quejan y cuando salen son felices. Mientras tanto, nosotros nos encerramos unos días en nuestra casa, con varios espacios, baño, comida, libros, teléfono, radio, televisión, computadora, videojuegos, acompañados por nuestra familia y mascotas, pero ya estamos de quejosos. Los invito a reflexionar sobre nuestra actitud».

Laura Vidales Flores, presidenta y fundadora de Aquí Nadie Se Rinde I.A.P.

Laura cuenta que antes de morir, el pequeño Andrés le pidió a sus padres que crearan una institución para ayudar a “quitar el dolor” a estos niños.

Debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19 y porque atiende a personas especialmente vulnerables, como son los familiares de niños con cáncer, Aquí Nadie Se Rinde I.A.P. cerró su oficina y canceló todas sus actividades públicas desde el pasado 17 de marzo.

Aunque sus empleados están trabajando en casa, haciendo videos de actividades pedagógicas y lúdicas para los niños, así como talleres para las mamás, su situación económica es crítica.

Hoy, más que nunca, los niños con cáncer necesitan nuestra ayuda. Cualquier donativo, por pequeño que sea, es bienvenido. ¡Todos podemos ayudar!

https://www.aquinadieserinde.org.mx / Correo: Info@aquinadieserinde.org.mx

(STX/CGB/Ciudad de México, abril 1 de 2020)