STX.- En el uso de protectores solares de la categoría de Cuidado de la piel, México tiene una cultura de prevención aun mínima, ya que la inversión per cápita es baja en comparación con otros países como Argentina, Brasil o EUA.

El consumidor nacional invierte alrededor de un dólar por año en la compra de este tipo de productos, mientras que en países como Brasil, Argentina o Estados Unidos, es de entre de 5 y 8 dólares, con lo que en México no se pagaría ni siquiera el consumo de la botella contenedora.

La protección previa a la exposición a la luz solar es la más usual y en nuestro país predomina por encima de bronceadores o hidratantes “after sun” (post-solar). Dichos protectores en América Latina “generan ventas de alrededor de 1,518.8 millones de dólares, pero en México es de apenas 113 millones de dólares al año”, explica Giselle Segovia, Directora de Relaciones Institucionales de CANIPEC, al referirse a la categoría Cuidado de la piel, que incluye a los productos de protección contra el sol.

Sin embargo, a decir de la directiva, a pesar del modesto consumo de este tipo de productos no se ha detenido la curva de incremento de compra, que se mantiene a razón de un 5 a 6% anual.

El trabajo de concientización de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales ha permitido ampliar la cultura de prevención de las enfermedades que puede provocar la exposición continua al sol. Y no es para menos. En México, según datos del Meteorológico Nacional, las temperaturas primaverales rondan los 29 grados centígrados en la Ciudad de México, hasta los 40 grados en algunas regiones del norte.

CANIPEC –organización empresarial conformada por la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos y por la Asociación Nacional de la Industria de Productos del Cuidado Personal y del Hogar A. C.– agrupa y representa a los productores, distribuidores y exportadores de este sector cubriendo aproximadamente el 80% del mercado formal mexicano y genera más de 200 mil empleos directos e indirectos.