Syntaxis Informativa.- En los terrenos que conformaban la orilla de uno de los lagos de Tenochtitlán hubo un panteón que durante el Porfiriato y debido a las inundaciones, resultaba inconveniente. Por estas razones, se le pidió a don Eusebio Gayosso que lo trasladará a los cerros de arriba, allá por el camino de madereros, es decir, en las zonas altas de la ciudad de México. Así lo hizo y construyó el Panteón Civil de Dolores, nombre de la madre del Sr. Gayosso.

Después de la Revolución, al fraccionarse los terrenos, dieron origen a las colonias San Miguel Chapultepec y Ampliación Daniel Garza, que lindan en el costado sur con el legendario Bosque de Chapultepec.

Dichos fraccionamientos se pusieron de moda entre los personajes de la clase media y cultural de ese tiempo. Agustín Yáñez, Margarita López Portillo, Guadalupe Dueñas, entre muchos otros construyeron y habitaron la zona. Es ahí, donde en 1948 construye su casa el afamado arquitecto originario de Guadalajara, Jalisco, Luis Barragán, misma que habitó hasta su fallecimiento en 1988.

La Casa Luis Barragán, convertida en museo después de la muerte del arquitecto, es un legado de belleza funcional, además de ser uno de los espacios arquitectónicos contemporáneos más trascendentales a nivel internacional, tal como lo reconoció la UNESCO en 2004 al nombrarla Patrimonio de la Humanidad.

Se le considera una obra maestra en el desarrollo del modernismo, integra un estilo que dictó las normas arquitectónicas a los discípulos del maestro Barragán, al proponer una novedosa síntesis de elementos tradicionales y vernáculos, inspirada en las diversas corrientes filosóficas y artísticas de la época.

La influencia de Luis Barragán en el mundo de la arquitectura aumenta día con día, y su casa, que ha sido preservada fielmente como él la habitó hasta su muerte en 1988, es un sitio fundamental dentro de la Ciudad de México para arquitectos y conocedores de arte a nivel mundial.

Fraccionar, una muestra inédita

La plataforma cultural y artística Estancia FEMSA con la participación de la Casa Luis Barragán han convocado a destacados artistas vivos de todo el mundo, para establecer un diálogo con la Casa Luis Barragán, a través de la exposición colectiva Fraccionar, bajo la curaduría de Inti Guerrero.

En la muestra intervienen los artistas Gideon Appah (Ghana), José Bedia (Cuba/EEUU), Donna Conlon y Jonathan Harker (Panamá), Miguel Covarrubias (México), Diamela Eltit (Chile), Julio Galán (México), Liliana Maresca (Argentina), Diego Matthai (México), John Pule (Niue/Nueva Zelanda), José Alejandro Restrepo (Colombia), Chucho Reyes (México), Rosa Rolanda (México) y Ming Wong (Singapur/Alemania).

La inédita experiencia plástica crea momentos de diálogo del mundo que vivimos –donde la agresividad y hostilidad nos confrontan—con la paz del interior del recinto. Las piezas de los artistas vivos e históricos de todo el mundo, se conectan con muebles de diseño y documentación de época, ubicados puntualmente en lugares de la casa, como una forma de vasos comunicantes con el uso original de un espacio. Resaltan la presencia de un objeto, un mueble o una obra de arte instalada por el mismo Barragán.

El refugio en la arquitectura de Barragán –interiores aislados que protegen a la psique del individuo del bullicio e histeria de la vida moderna.

Las piezas de artistas internacionales que componen Fraccionar abordan, desde distintos ángulos y contextos, una variedad de temas conflictivos de la sociedad contemporánea e histórica. Fraccionar realza la fragilidad y el caos inherente a la vida humana y su negociación con la belleza y serenidad de estos espacios atemporales.

La exposición incluye dos piezas de la Colección FEMSA y se acompaña de una publicación bilingüe en la que se reproduce un ensayo sobre Barragán escrito por Juan Acha (1916-1995), así como material promocional de época del Fraccionamiento Jardines del Pedregal de San Ángel, trazado por el arquitecto y al que hace referencia el título de la exposición.

La Estancia FEMSA, fundada desde hace cuarenta años y actualmente bajo la dirección artística de Eugenia Braniff y Patrick Charpenel, ha hecho posible esta iniciativa de diálogo de los artistas plásticos que invita a reflexionar sobre las diversas disciplinas artísticas que ofrecen el arte moderno y el contemporáneo.

La exposición Fraccionar se presenta en Casa Luis Barragán, ubicada en Gral. Francisco Ramírez 12-14, Col. Ampliación Daniel Garza, Ciudad de México, del 2 de febrero al 5 de mayo de 2019. La vista es con previa reservación en: www.estanciafemsa.mx

El diálogo que proponía el escritor Juan Rulfo (contemporáneo a Luis Barragán) en su célebre novela Pedro Páramo –donde se escuchan las voces de los que ya no están– se convierte en una realidad plástica en la exposición Fraccionar. (STX/Redacción/Ciudad de México, 14 de febrero, 2019).