El pasado 30 de octubre de 2019, a los 79 años de edad, Alfonso Gutiérrez Silva falleció en su natal Celaya. Recordar su trayectoria es un homenaje a su pasión por hacer radio, como se hacía antes, en aquellos estudios donde se construyeron sueños. Conti González Báez honra la memoria de Alfonso, «Ponchito» y la de aquellos personajes que acariciaron nuestra imaginación, a través de la buena radio.

Conti González Báez (Syntaxis Informativa).- El jovencito Alfonso Gutiérrez Silva, con apenas 15 años, inició su carrera radiofónica en 1955 como musicalizador en la XEQ-AM, que en ese tiempo tenía sus instalaciones en la calle de Marroquí.

Desde entonces fue constante su aprendizaje técnico y en 1961 pasó a formar parte de la legendaria XEW-AM, La Voz de la América Latina desde México, ubicada en Ayuntamiento 52, donde musicalizó más de 60 radionovelas; destacan Juventud sin leyEl rincón de los sueños.

Alfonso Gutiérrez Silva, Estudio 9 de Ayuntamiento 52

También participó en la producción de programas de larga duración de Sistema Radiópolis, como Sábados Redondos con Paco Malgesto de más de 12 horas, el Maratón de chistes de 40 horas desde una de las tiendas de Hermanos Vázquez, las 52 horas de rock & roll y los especiales biográficos de 12 horas sobre Los Beatles y José José, producidos por Jaime Almeida y Carlos González Cardoso.

En 1992 llegó a las actuales instalaciones de Televisa Radio (antes Sistema Radiópolis) en Tlalpan 3000, donde se desempeñó como operador de estudio y productor hasta 2002, año de su retiro de la empresa.

«Lamentablemente, Alfonso «Ponchito» Gutiérrez Silva, quien fue funcionario de este sindicato, falleció hoy 30 de octubre 2019, a los 79 años, en su natal Celaya, Guanajuato. Nos unimos al dolor que embarga a toda su familia y amigos por tan irreparable pérdida, haciéndole llegar nuestras más sentidas condolencias», publicó el Comité Ejecutivo Nacional del S.I.E.M.A.R.T.

Al día siguiente fue despedido al aire, con una breve semblanza y las campanas de la XEW, su casa de trabajo durante casi toda su vida, donde dejó recuerdos inolvidables y valiosas enseñanzas.

La magia de la radio está en la creación de ambientes y estados de ánimo. Gracias a su fino oído y gran sensibilidad, Alfonso Gutiérrez Silva logró cautivar a los radioescuchas con sus oportunas cortinillas musicales y acordes dramáticos. Apasionado de la música, llegó a tener una enorme colección de discos, de todos los géneros.

También supo transmitir la emoción de muchos eventos a control remoto, como la Reseña Mundial de Radio, Cine, Televisión y Discos en Acapulco, la famosa Feria de Aguascalientes, partidos de futbol desde el Estadio Azteca bajo la producción del Ing. Alejandro Bolioy series de beisbol desde el histórico Parque Delta del IMSS.

Aunque era muy estricto, siempre tuvo la paciencia para enseñar a nuevos operadores cómo manejar y cuidar el equipo, a jóvenes locutores cómo usar el micrófono correctamente y, sobre todo, darnos a todos el ejemplo de cómo comportarnos en un estudio de grabación: con respeto y disfrutando nuestro trabajo.

Emilio Azcárraga Milmo, como presidente de Televisa, empresa a la cual pertenecía Sistema Radiópolis, le otorgó un reconocimiento como colaborador destacado y, en su honor, puso su nombre en el Pasillo de las Estrellas de Televisa San Ángel.

Pasillo de las Estrellas, Televisa San Ángel

Más allá de su talento y profesionalismo, Alfonso Gutiérrez Silva supo crear un ambiente de compañerismo en la empresa. Era muy antojadizo y le gustaba organizar comidas en la cantina La Reforma, muy cercana a la W, para disfrutar una cecina buenísima que le traían de Yecapixtla, Morelos.

Muchos lo recuerdan como el organizador de las excursiones anuales a Acapulco, en las cuales los compañeros y sus familias podían relajarse, divertirse y disfrutar del bello puerto. Esa convivencia fomentaba el trabajo en equipo.

Su gran amigo José Humberto Espejel Muciño asistió al velorio en Celaya, donde compartió con los familiares de Poncho los múltiples mensajes de cariño de sus compañeros de radio. Aquí solo cabe una pequeña muestra.

Marco Tulio García Sosa: «¡Ay! Mi Poncho, cuántos programas, radionovelas, eventos, transmitimos juntos… Y cuántas botanas compartimos… A todos los que lo quisimos nos queda su recuerdo imperecedero… Adiós, Ponchito. Descansa en paz, amigo querido».

Janett Arceo: «¡Lamento mucho el fallecimiento de Poncho! Excelente operador y una de las personas más divertidas que he conocido».

Marisa De León Arriola: «Alfonso Gutiérrez Silva fue siempre un gran compañero, todo un profesional como operador, divertido, simpático y siempre sonriente. Descanse en paz el querido Poncho».

Demian Cobo: «Con mucho dolor despedimos a un excelente amigo y maestro del arte de musicalizar, un extraordinario compañero siempre dispuesto a trabajar, apasionado de la radio pero sobre todo con una gran sonrisa para regalar».

Juan de Dios Concha: «Un viejo amigo a quien conocí en los 90 en Radiópolis, quien siempre me brindó su amistad, experiencia, apoyo y sobre todo una sonrisa gentil, honesta y amable que disfruté enormemente y que pocas veces se encuentra en el medio profesional. Descanse en paz, querido Ponchito Gutiérrez».

Humberto Ortega Perera: «Descanse en paz Ponchito, buen amigo y maestro de la vieja guardia».

Luis Loría: «Me quedo con recuerdos gratos de Poncho: su extraordinario talento en la operación técnica de todo lo que hacía, que le encantaba, y su sentido del humor. Adiós amigo».

Que descanse en paz Alfonso Gutiérrez Silva. (STX/CGB/Ciudad de México, noviembre 5 de 2019)