Que este 20 de diciembre el mundo suene a sur

Por Joaquín Gutiérrez Niño.- Y de pronto, el admirado maestro Hilario Cigarroa, concertista internacional de marimba, se encuentra entre la disyuntiva: ¿Cuándo es el “Día de la marimba”: el 19 de septiembre o el 20 de diciembre?

Mi joven amigo prepara su tesis para obtener el grado de maestro y su asesor le pide “sustentar” la segunda fecha, hallada en redes sociales, pues la primera procede de una placa del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez.

Su precavido asesor le advierte que podrían existir otras dos fechas a las que se asigna un festejo similar. Y es casi seguro. En Guatemala, por lo menos, existe un día nacional para el instrumento centroamericano, y es probable que en otros países de la región también lo haya.

La pregunta me recuerda un pasaje narrado apenas esta mañana en el programa radiofónico que mi familia y yo dedicamos a la marimba, por la fecha ya cercana, y que por tercer año consecutivo promuevo por diferentes canales.

El escritor Roberto López Moreno, autor de Entre el invento y el “origen”. La Marimba, donde ofrece interesantes propuestas en torno al teclado de madera y la marimba propiamente dicha, refiere cuando coincidió con un músico cubano ¡contratado para enseñar marimba a los jóvenes chiapanecos!

Dice el poeta y ensayista que, tras explicarle su teoría de células primarias y la aparición simultánea en el cinturón tropical del planeta, el músico antillano quiso conocer sus fuentes, en qué libro lo había leído, y la respuesta irónica del bardo de Huixtla fue simple y escueta: en uno que escribí anoche.

Ahora que lo traigo a colación, me pregunto: ¿no se tratará del mismo académico?

Aunque abundan los “científicos de la investigación”, que relegan la capacidad de raciocinio y de la lógica en aras de las referencias documentales, probablemente no sea tan común tanta semejanza en torno al tema.

El caso es que, para un asunto tan simple como el amor a lo nuestro y el afán de hallar asideros para su promoción y consolidación nacional, no existe mayor sustento que la continuación en lo que ha sido una constante en la vida: aportar y servir.

¿Sustento para la fecha? Ninguno en particular, o en especial -que esté vinculado directamente con el objeto de promoción. Pero tampoco tendría que estarlo.

¿Cómo surgieron el “Día de la madre” o del padre? ¿Quiénes los impulsaron y por qué razones? Quizá por ahí se podrían obtener pistas. En todo caso, el manejo de medios ha sido importante. No menos ni más.

Quienes me conocen de tiempo atrás saben que desde mis remotos pinitos en radio y prensa he promovido a los valores del terruño, asignando un renglón especial al instrumento a cuyo sonoro amparo nacemos y somos sepultados en el sur sureste. (Sería prolijo enumerar los modestos pero persistentes aportes).

Ya en la capital, hallé otros amigos de la marimba; coleccionistas como César Pineda del Valle o Antonio Aguilar Tejada, investigadores como Roberto López Moreno, musicólogos como Gumaro Natanael, y simples enamorados como Agustín Duvalier que animaba la idea de poner al aire una Radio Marimba.

Incluso, el buen José, hermano de Amador Hernández, quien publicó los primeros escritos en torno al instrumento, me conminó a continuar en la tarea de nuestros mayores.

En su momento, quisimos hacer un Museo Virtual de la Marimba. Con mis hijos, pusimos en línea un par de portales, en intentos sucesivos carentes del menor respaldo institucional para reunir el acervo de los coleccionistas. (Las existencias en YouTube, incluso, eran escasas y de poca monta).

Ya más recientemente, con el potencial de las redes sociales, se abrió una modesta página alojada en Facebook (Amigos de la Marimba) y se ha pedido el apoyo de comunicadores cercanos para impulsar a la marimba mexicana. Fue así como, en el último trimestre de 2014, se optó por dedicar un día a ese instrumento.

Se vio el intento local de Tuxtla, que tampoco al parecer tenía mayor “sustento” que la coincidencia con el Parque de la Marimba, o el Museo, y se supo del día nacional en Guatemala. Pero, ante el apremio, se buscaron fechas probables.

Con la segura polémica que se desataría si se partiera de un día vinculado con algún marimbista en particular, se optó por uno distinto, en las vísperas de Navidad. Me animó el 20 de diciembre que comienza la feria de mi terruño, cuna de grandes marimbistas y donde la marimba pervivió cuando pareció extinguirse.

Radio México Internacional y La Chiapaneca Radio, con Yuriria Contreras y Juan de Dios Domínguez, fueron dos pilares fundamentales para hacer sonar ese primer día. En tanto, en Tuxtla Gutiérrez, Milton Hernández Moguel sumó, entusiasta, los medios disponibles para respaldar la iniciativa.

Ahora que leo el libro de López Moreno creo que podría surgir la fecha idónea, si no se quisiera fortalecer el antecedente que ya camina en el centro del país y algunas partes del mundo. Podría ser el 29 de junio cuando Corazón Borraz mostró inicialmente su invento: la primera marimba propiamente dicha.

Sea como fueren, ahí quedan, también, otras pequeñas células como antecedentes: los portales inaugurales dedicados al instrumento (MiMarimba y Marimbas del Mundo) y estas tres celebraciones en medios nacionales e internacionales… en el 20 de diciembre.

Si gustan, dentro de medio año le cambiamos; por ahora, celebremos y que -este 20 de diciembre- el mundo suene a sur.